//Abrir redes sociales en una ventana nueva

Tecnología en los coches

La tecnología del automóvil puede ayudarnos a mejorar nuestros hábitos de conducción. Un ejemplo de ello consiste en los dispositivos que se instalan en los coches para rastrear el comportamiento del conductor.

¿Es lo mismo conducción segura que conducir con seguridad?

La seguridad en la conducción puede aumentarse gracias a los avances de los automóviles. Hoy en día, es posible controlar cómo se conduce a través de la aceleración, velocidad, frenado, tiempo y la distancia recorrida. Esta información se envía a la compañía aseguradora para modificar el precio de su seguro. Por lo tanto, se trata de una forma de mejorar la conducción.  Como los conductores reciben comentarios positivos en tiempo real la mayoría de los conductores participantes en estos programas mejoran sus hábitos de conducción con el tiempo.

Además, permanentemente se están incorporando nuevas tecnologías en los coches para conseguir que los desplazamientos resulten más cómodos y seguros.

¿Qué tecnologías del coche moderno están influyendo más en los hábitos de los conductores?

  • Sistemas de seguridad en la frenada
  • Sistemas de advertencia de punto ciego
  • Cámaras retrovisoras de asistencia al aparcamiento
  • Control electrónico de estabilidad
  • Advertencia de colisión frontal
  • Aviso de cambio de carril
  • Sistema de seguridad para adolescentes

Como valoración global podemos afirmar que la tecnología mantiene a los conductores y acompañantes a salvo de peligros.

Pero también sabemos que el ser humano siempre busca el camino más fácil, el que requiere menos esfuerzo. Si los automóviles disponen de recursos para hacer cosas solos, como, por ejemplo, la conducción autónoma, cada vez nos inhibiremos de hacerlo nosotros. Por lo tanto, podemos decidir que con estos avances de los automóviles corremos el riesgo de perder, con el paso del tiempo, las capacidades de conducción sin estos recursos.

Esta situación puede afectar más a los conductores jóvenes. Imaginemos aquellos que solo han conducido coches automáticos, o los que solo han aparcado con ayudas, han tenido la ayuda de cámaras, aviso de punto ciego etc. Si en algún momento se encuentran sin estos recursos, pueden ser armas letales al volante.

Los coches con más tecnología están haciendo empeorar a los conductores

 

¿Cuál es el argumento?

Según los defensores de esta opinión, la razón se basa en el argumento de que las nuevas tecnologías y su marketing hacen que los conductores piensen que no tiene que ser prudentes porque su coche le evitará cometer errores.

Y no les falta razón. En el caso del Sistema de advertencia del punto ciego, porque utiliza sensores para detectar peligros como vehículos en los puntos ciegos del lado del conductor y del acompañante, avisando con sonidos, vibraciones al volante u otras señales. Esto hace que los conductores ya no hagan el consiguiente movimiento de hombros y se lancen a la maniobra sin comprobar ¿Es infalible el sistema de detección? ¿No es más seguro las dos cosas?

¿Qué ocurre con el Sistema de cambio de carril?

Si es para las personas que tienden a dormirse conduciendo, si disponen del sistema irán más relajadas al volante, lo que hará que se duerman con más facilidad. Si es para las personas que hacen alguna tarea mientras conducen, hará que lo realicen con mas frecuencia porque se sienten protegidas por el sistema.

Los estudios que se están llevando a cabo indican que a medida que los conductores llevan más tiempo usando las últimas tecnologías de los automóviles se vuelven más laxos y asumen más riesgos en algunas maniobras como el cambio o mantenimiento de carril.

Esto se llama la “compensación del riesgo”. Esta teoría establece que los conductores tienden a ajustar inconscientemente su forma de conducir si se sienten más protegidos. Se ha comprobado esta teoría con el ABS. Los conductores conducen más rápido, más próximo y frenan más tarde.

Por lo tanto, podemos determinar que si los coches del futuro están repletos de nuevas tecnologías para “ conducir mejor ” , correremos el riesgo de acostumbrarnos a estos recursos y perder habilidades y capacidades actuales para la conducción.

Ante las tecnologías aquí mencionadas y otras muchas existentes o que se incorporarán próximamente, los conductores deben ser conscientes de lo que realmente pueden hacer sus vehículos, y de que todas estas tecnologías aumentan nuestra seguridad sólo si nuestros hábitos de conducción se mantienen igual que cuando nos disponíamos de ellas.

WhatsApp Chat

Pin It on Pinterest

Share This